¿Alguna vez te haz detenido a pensar "¿por qué se casa la gente?"? Tal vez te suene tonto siquiera consider la pregunta. A la mayoría de las personas les ofende dudar de cualquier cosa que involucre el sentido común, y eso incluye al matrimonio. Es más fácil seguirle la corriente a la sociedad con el tenor de "si todos se casan, debe ser bueno". Y en realidad puede serlo, aunque no del modo que todos esperan.

Ganar dinero mientras duermes, te vas de vacaciones o incluso mientras trabajas en otra cosa, se le conoce como "ingresos pasivos". Es la manera en que nuestra generación automatiza procesos, obtiene un dinerito y disfruta de un extra de tiempo libre. Es similar a ser dueño de un negocio, donde los empleados son reemplazados por sistemas automáticos que hacen el contacto con el cliente, procesan la venta y transfieren las ganancias a tu cartera.

Todo sucede a través de internet y sin que tú debas estar presente.

La libertad de expresión es el arma de nuestra generación. Es la forma en que los millennials demuestran sus berrinches, sus quejas y a veces, — sólo a veces — opiniones que vale la pena escuchar.

Después de opinar sobre el amor, es hora de la libertad de expresión. Tal vez no estés de acuerdo con lo que diré, pero es mi derecho decirlo.

© Todos los derechos reservados • Sitio web diseñado por Valentín García